intermodalidad camion, tren, barco

La Comisión exige normas más estrictas a los Estados Miembros.

El transporte representa la cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, que siguen aumentando. El Pacto Verde que acaba de presentar la Comisión Europea para la mejora del medio ambiente en el entorno comunitario busca reducir las generadas por los distintos medios de transporte en un 90% de aquí a 2050.

Según los datos de 2017, el transporte por carretera es responsable del 71,7% de estas emisiones, seguido de lejos por la aviación, con el 13,9%, el transporte marítimo, que alcanza el 13,4%, y el ferrocarril, con apenas un 0,5%.

Por ello, se pretende transportar más mercancías por ferrocarril o vías navegables. Además, la reforma del Cielo Único Europeo reducirá en un 10% las emisiones del transporte aéreo, sin coste alguno para los consumidores y las empresas.

En lo que respecta a la movilidad automatizada y los sistemas inteligentes de gestión del tráfico, la Comisión confía en que ayuden a que el transporte logre ser más eficiente y menos contaminante. Para ello, se desarrollarán también aplicaciones inteligentes y soluciones de movilidad como servicio.

Más medidas

Otras medidas a implementar, serán la retirada de las subvenciones para combustibles fósiles, la ampliación del comercio de derechos de emisión al transporte marítimo, la aplicación de un sistema de tarificación vial eficaz y la reducción de la asignación gratuita de derechos de emisión a las compañías aéreas.

Por otra parte, resulta indispensable impulsar el suministro de combustibles alternativos sostenibles para el transporte. En Bruselas, calculan que de aquí a 2025, se necesitará aproximadamente un millón de estaciones públicas de recarga y repostaje para los 13 millones de vehículos de cero y bajas emisiones que circularán por las carreteras europeas.

El cambio será evidente, pues actualmente existen unos 140.000 puntos de recarga para 975.000 vehículos. Por último, desde la Comisión exigen a los Estados Miembros normas más estrictas en materia de contaminación por parte de los vehículos, reducir la generada en los puertos de la Unión Europea y mejorar la calidad del aire en las inmediaciones de los aeropuertos.