aparcamiento camiones N-I Pancorbo

El transporte necesita un marco regulatorio estable para facilitar la incorporación de nuevos vehículos más eficientes.

La demanda de crudo a nivel internacional ha crecido en el último año un 1,6%, hasta colocarse en un volumen diario de 97,9 millones de barriles. El consumo en Europa, según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, se ha incrementado un 2%.

Frente al aumento de la demanda, la oferta solo ha crecido en el último año un 0,8% con fuertes incrementos en los países productores que pertenecen a la Opep, por lo que el precio del crudo sigue una senda alcista que parece consolidada.

En esta coyuntura, el transporte podría contribuir a reducir el consumo de combustible en un 19%, según AOP, a través de mecanismos para potenciar la eficiencia.

Para ello, debería contarse con medidas para facilitar la renovación del parque vehicular y la sustitución de vehículos diésel y gasolina por híbridos más eficientes, así como para acelerar la penetración de los vehículos eléctricos en el mercado automovilístico.

De igual modo, la organización también aboga por implementar medidas regulatorias sobre especificaciones técnicas y medioambientales de los biocarburantes y de sus mezclas con carburantes petrolíferos de forma armonizada en toda la UE para crear un marco regulatorio estable y predecible a largo plazo a nivel europeo y evitar la fragmentación del mercado interior energético.

En este sentido, la AOP estima la combinación de carburantes petrolíferos de alta calidad, biocarburantes sostenibles y motores de combustión interna cada vez más eficientes ofrece un gran potencial para la reducción progresiva de emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte a un coste comparativamente reducido.