La comisaria de Transportes ha confirmado la semana pasada los temores en relación con posibles cambios en el Paquete de Movilidad.

Es más, las palabras de Vălean certifican que este ambicioso proyecto que ha costado tanto negociar y que estaba a dos escasos pasos de su aprobación defintiva se encuentra en el alambre.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo para darle a conocer las prioridades de su mandato que ahora comienza, Adina Vălean ha confirmado que el Departamento de la Comisión Europea que dirige está elaborando un estudio para modificar la clave de bóveda de la legislación europea por lo que respecta al mercado de transporte.

La Comisión está determinando la metodología con que se elaborará este estudio de impacto, con el fin de tenerlo listo antes de que se termine la tramitación del Paquete de Movilidad y modificarlo antes de que entre en vigor, lo que abre la puerta a posibles alteraciones una vez haya sido aprobado.

En línea con la reciente declaración de la Comisión contra dos elementos del Paquete de Movilidad que no están alineados con los términos del Green Deal, ni de los objetivos de reducción de emisiones contaminantes para 2050.

En concreto, las dudas del colegio europeo de comisarios se centran en la obligación de retorno para los camiones a sus bases cada ocho semanas y las previsiones del Paquete de Movilidad en relación con el transporte combinado, que, además, a juicio de la comisaria, también pueden introducir distorsiones en el mercado europeo de transporte.

Así pues, Vălean ha afirmado al respecto que «una vez que estén disponibles los resultados del estudio, determinaremos si es necesario tomar nuevas medidas o no«.