La Comisión de Transporte del Parlamento Europeo ha rechazado este pasado jueves los informes elaborados sobre la modificación del Paquete de Movilidad en lo que se refiere a la regulación del desplazamiento de trabajadores en el transporte por carretera, así como de los tiempos de conducción y descanso.

La votación se ha producido en medio de una gran tensión marcada por manifestaciones de conductores profesionales procedentes de Bulgaria que se concentraron en Bruselas, así como por las quejas de diversos diputados que protestaban porque los textos de las enmiendas no habían sido traducidos a todos los idiomas de la UE, algo que, a su juicio vulnera el reglamento de la Eurocámara.

Finalmente, sin embargo, la votación ha podido llevarse a cabo y, los miembros de la Comisión han echado abajo el informe elaborado por la diputada finesa Merja Kyllönen en relación con el desplazamiento de los conductores en el sector del transporte por carretera, así como el propuesto por el neerlandés Wim van de Camp en cuanto a los requisitos mínimos sobre los tiempos de conducción máximos diarios y semanales, las pausas mínimas y los períodos de descanso diarios y semanales, así como en cuanto al posicionamiento de vehículos mediante tacógrafos.

Paso adelante para el cabotaje

Por contra, la Comisión de Transporte ha dado el visto bueno al informe sobre las condiciones para el ejercicio de la profesión de transportista por carretera propuestas en su informe por el eurodiputado socialdemócrata alemán Ismail Ertug.

De igual modo, la Comisión también ha decidido apoyar los cambios en las reglas del cabotaje, que ofrecen la posibilidad realizar tres operaciones dentro de un plazo de siete días para evitar viajes en vacío.

Aun así, y para evitar el cabotaje tras ese período de siete días, no se podrán realizar nuevas operaciones de cabotaje en el mismo país dentro de los dos días y medio posteriores a su regreso a su país de establecimiento. De igual modo, los eurodiputados también quieren que se cargue o descargue una vez cada cuatro semanas en el Estado miembro en el que está registrada la empresa.

Para evitar la competencia desleal y la proliferación de empresas buzón en el transporte por carretera, el Parlamento Europeo quiere que las empresas de transporte prueben fehacientemente que realizan la mayor parte de su actividad principal allí donde están registradas.

Además, también se quiere que los vehículos de más de 2,4 toneladas de MMA que realizan transporte internacional deberían seguir las normas de la UE para convertirse en operadores de transporte por carretera, con el fin de evitar la distorsión del mercado.

Ante esta situación de clara división, los ponentes deben decidir cuáles son los siguientes pasos a seguir en relación con el Paquete de Movilidad en una próxima reunión.

Los diputados no descartan una posible división del Paquete en varios expedientes con el fin de avanzar en su tramitación por separado.