Los tres componentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno español en los que participa el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana van a suponer una inversión de 20.000 millones de euros, de los que el departamento gestionará directa o indirectamente 17.000 millones de euros, que supondrá la creación de más de 472.000 puestos de trabajo.

Así mismo, de ese volumen, para la movilidad sostenible se destinarán más de 13.000 millones de euros, la mayor inversión del plan y una cantidad que incremenentará la inversión del Ministerio y sus empresas en aproximadamente un 30% en los próximos años.

A manos llenas

Con más detalle, dentro de este terreno, 4.500 millones de euros van al plan de choque de movilidad en entornos urbanos y metropolitanos a los que hay que sumar otros 2.000 millones para la electromovilidad y el hidrógeno que coordina el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Además, se pretende avanzar en la descarbonización de la movilidad y potenciar el transporte público, especialmente las Cercanías ferroviarias donde se invertirán más de 1.600 millones de euros.

Por otra parte, para favorecer la movilidad activa se plantean cerca de 3.000 millones de euros para la creación de zonas de bajas emisiones, itinerarios pe atonales y promover el uso de la bicicleta. Concretamente c on este programa se prevé crear unos 150.000 puestos de trabajo y el PIB se incrementará en unos 11.000 millones de euros.

Adicionalmente, para movilidad de largo recorrido se van a destinar 6.700 millones de euros destinados a infraestructuras más sostenibles y digitales, el reequilibrio modal y completar los corredores ferroviarios Atlántico y Mediterráneo y sus extensiones en el horizonte del 2030.

Transportes estima que con este programa se crearán unos 130.000 puestos de trabajo y supondrá una contribución al PIB de más de 9.000 millones de euros.

De todo el conjunto de inversiones en movilidad, el Ministerio ejecutará directamente unos 7.600 millones de euros.

El ferrocarril se llevará la mayor partida, con 6.200 millones, mientras que otros 850 irán a hacer carreteras más seguras, sostenibles y digitales.

Finalmete, Enaire y Puertos del Estado recibirán en conjunto unos 400 millones de euros.