Represantes de asociaciones de transportistas autonomos con miembros del PP en el Senado

Representantes de asociaciones de transportistas autónomos con miembros del Grupo Parlamentario Popular del Senado.

El jueves 9 de julio, Fetransa, junto con otras organizaciones de transportistas autónomos, Upatrans, Fenatport, Uniatramc y Atag, se ha reunido con el Grupo Parlamentario Popular del Senado, que se ha comprometido a trasladar al Gobierno la propuesta de incrementar el límite de facturación a 150.000 euros anuales para los transportistas autónomos que se quieran acoger al régimen fiscal de módulos a fin de revisarla y analizarla.

En concreto, por parte de los representantes de los transportistas autónomos, se ha trasladado la necesidad de incrementar el límite de facturación de 75.000 euros que prevé la normativa fiscal, en vigor a partir del 1 de enero de 2016, hasta los 150.000 euros con el fin de que el autónomo de un sólo vehículo pueda acogerse al sistema fiscal de módulos.

De los contrario, las asociaciones estiman que podrían quedar fuera de este régimen de tributación «la práctica totalidad de transportistas», generándose un perjuicio económico calculado en 15.000 euros al año por autónomo.

Así, se ha destacado la discriminación que la reforma fiscal puede generar en el sector del transporte, ya que los costes de explotación de un camión, de aproximadamente 130.000 euros al año para un vehículo articulado de carga general según el Observatorio del Ministerio de Fomento, «son muy superiores» a los que puedan tener otros colectivos de autónomos a los que se les aplican los mismos límites de facturación anual.

Por su parte, los integrantes del grupo parlamentario popular del Senado se han comprometido a plantear la propuesta al Gobierno, aprovechando que actualmente se están revisando algunas de las medidas incluidas en la nueva normativa fiscal.

También se ha aprovechado la reunión para trasladar a los parlamentarios otra cuestión que preocupa al sector, como es la ordenación del mismo y la necesidad de mantener los actuales requisitos de acceso al mercado de flota mínima y antigüedad de los vehículos, ya que, en el caso contrario, se produciría «una desregulación y desprofesionalización» del transporte por carretera, como ya está sucediendo en el transporte ligero de hasta 3,5 toneladas de MMA.