InterRail Services y DB Schenker Rail han puesto en marcha recientemente el primer ferrocarril de mercancías directo entre China y España. El ferrocarril salió el pasado 18 de noviembre de Yiwu, China, y llegará a la terminal de Abroñigal de Madrid el día 9 de diciembre, tras haber recorrido 13.000 km de distancia en 21 días

La prueba que se está llevando a cabo con este tren resulta vital para el transporte de mercancías por ferrocarril, ya que a raíz de los resultados obtenidos las dos empresas evaluarán la posibilidad de establecer una línea regular entre los dos países, servicio que podría estar operativo en la primavera de 2015.

Hasta ahora las únicas conexiones regulares entre China y Europa terminan en Alemania.

En su largo viaje de 13.000 km, el ferrocarril atraviesa Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia, llegando a España por Irún el 6 de diciembre, donde será traccionado por una locomotora de Transfesa hasta su llegada a Madrid.

Operativa internacional

Desde la frontera bielorrusa-polaca, los servicios de transporte están siendo proporcionados en cada país por diversas empresas pertenecientes al grupo DB Schenker Rail, correspondiendo la operativa en España a Transfesa, miembro del grupo. 

Las locomotoras se cambian cada 800 km, realizando tres descargas de contenedores a lo largo de la ruta, concretamente en las fronteras de Dostyk/Alashankou, Brest/Malaszewicze y en Irún, donde se realizarán las operaciones de manipulación de los contenedores necesarias para cubrir la última etapa del trayecto.

El ferrocarril partió de Yiwu con 40 contenedores de 40’ High Cube. En Brest, Bielorrusia, tuvo lugar el cambio de los contenedores para adaptarlos al ancho de vía europeo, descargándose en dicho país 10 de los contenedores para su transporte por carretera. A partir de allí, el tren ha seguido viaje hacia Madrid con 30 contenedores.

Importancia del Corredor Atlántico

La llegada de este ferrocarril a través del Corredor Atlántico de Mercancías, impulsado por la Unión Europea, reafirma que las medidas adoptadas para favorecer el transporte de mercancías por ferrocarril e impulsar la intermodalidad están dando sus frutos.

Entre las iniciativas adoptadas que el sector considera clave para impulsar los tráficos internacionales se encuentra la creación de ventanillas únicas, ya que permiten facilitar, agilizar y simplificar el acceso a la red de ferrocarriles. 

En este contexto, el nuevo servicio permitirá dar un gran impulso al transporte ferroviario de mercancías, que actualmente se configura como una «alternativa más competitiva, eficiente y respetuosa con el medio ambiente en comparación con el transporte aéreo y el marítimo», afirman.

Nueva ruta de la seda 

La apertura de la primera conexión directa entre China y España, cuyo primer ferrocarril permite transportar alrededor de 1.000 tn de mercancías ya que el peso bruto máximo del tren, incluyendo los contenedores y la carga, es de 1.400 tn, contribuiría a potenciar las relaciones comerciales entre los dos países.

Por otra parte, el nuevo servicio de IRS en la ruta ferroviaria entre China y Europa cubre un segmento de mercado que apenas ha sido explotado hasta ahora por el puente terrestre entre Europa y Asia: el de los pequeños bienes de consumo. Yiwu es el centro mayorista más grande del mundo para la comercialización de este tipo productos.

En el material transportado en este primer ferrocarril destacan, entre otros productos, un contenedor completo cargado de peonzas y otro con pequeñas herramientas de corte, lo que, según afirman desde el operador logístico que decidirá si implantar o no el servicio, «pone de manifiesto que las demandas para su distribución son altas.»