El último consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Alicante ha aprobado las cuentas anuales de la entidad correspondientes a 2020, año en el que la crisis originada por la pandemia ha motivado que la cifra de negocio del puerto fuera un 11,5 % inferior a la de un ejercicio antes.

De igual modo, la evolución de las cuentas de la rada alicantina reflejan la disminución de ingresos en la Autoridad Portuaria, principalmente debidas a medidas adoptadas para compensar la reducción de la actividad económica de las empresas concesionarias o autorizadas.

En este sentido, ante la reducción de ingresos originada por la crisis, el puerto se ha centrado en recortar gastos, algo que se ha notado especialmente en la reducción de un 15% en los suministros y consumos, tanto en energía eléctrica, como en el uso de agua reutilizada para el riego de jardines.

Así mismo, gracias a la contención y la reducción del gasto, la Autoridad Portuaria ha conseguido obtener un resultado positivo, de 283.000 euros, y mantener su posición financiera sin endeudamiento, aunque el resultado contable después de impuestos se ha incrementado en una cuantía próxima a 800.000 euros.

En 2020, se han tramitado lo que la propia Autoridad Portuaria estima importantes concesiones, que supondrán un incremento en los ingresos futuros del puerto, como la construcción de un centro logístico en la ZAL o una nueva sede del Distrito Digital para empresas innovadoras en el muelle 5.