Con la publicación oficial de la actualización de la valoración de terrenos y aguas de la zona de servicio del puerto de Alicante la semana pasada, la Autoridad Portuaria elevaba tiene vía libre para ajustar las tasas.

Los responsables del enclave alicantino persiguen dos objetivos con esta medida. Por un lado, las empresas concesionarias se beneficiarían de un importante ahorro, y, por otro lado, el puerto quiere atraer posibles inversores con unas tasas más competitivas.

Para la realización de esta valoración de terrenos, el puerto se ha dividido en diez áreas funcionales diferenciadas y se ha calculado su valor de forma individual, con precios que van desde los 67 €/m2 de zonas como la Dársena Pesquera, hasta los 235 €/m2 de las zonas más solicitadas, como la Dársena Interior, que se encuentra integrada con la ciudad.

A su vez, la lámina de agua consta de cinco zonas, cuyos precios van desde los 8 €/m2, en las aguas exteriores, a los 28 €/m2 de la Dársena Interior (zona de embarcaciones de recreo).

La valoración de los terrenos influye directamente en las cuotas de las tasas de ocupación, a las que tienen que hacer frente las empresas que se establecen en el puerto.

Con esta nueva valoración, la reducción media para los concesionarios será de un 5,9% con respecto a 2019. Así mismo, con este ajuste el puerto dejaría de ingresar alrededor de 200.000 euros, lo que supondría pasar de una recaudación de 3,28 millones de euros por tasas de ocupación, a algo menos de 3.09 millones, en ese concepto.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px