Puerto Bilbao 27 mayo de 2014

La primera fase supondrá ganar al mar más de la mitad de los 600.000 metros cuadrados que tendrá el muelle una vez concluido.

La Autoridad Portuaria de Bilbao ha sacado a licitación, por 125,03 millones de euros (IVA excluido), la primera fase de las obras de construcción de un nuevo muelle en el Abra exterior. La Comisión Europea aporta una subvención de 23,24 millones, en el ámbito del programa ‘Connecting Europe Facility’ (CEF), al considerarlo un proyecto estratégico.

En esta primera fase, que se prevé finalice en 2019, se ganará al mar 334.000 m² de superficie y 1.081 metros de línea de atraque, con un calado de 21 metros. La superficie obtenida supondrá algo más de la mitad de los 600.000 m2 que tendrá el muelle una vez concluido.

La nueva explanada, denominada Espigón Central por su ubicación, en la zona abrigada por el dique de Zierbena y su contradique, supone el total aprovechamiento de la misma y permitirá atender la demanda de superficie para el asentamiento de nuevos proyectos privados y nuevos tráficos.

Obra estratégica

Bilbao es uno de los principales puertos del Corredor Atlántico con una ocupación cercana al 80%. El incremento previsto de los tráficos para los próximos años y la demanda continua de suelo portuario hace prever que en 2020 el puerto puede llegar al techo de su capacidad. Por ello, con esta obra se buscará satisfacer la demanda de transporte y superficie.

Además, la UE prevé que la congestión marítima sea un grave problema para los puertos de toda Europa en el año 2030, incluidos los puertos del Corredor Atlántico, generado por la tendencia al alza en el tráfico, lo que aumentará el tiempo de respuesta al buque debido a su tamaño y a la cantidad de mercancía que se carga y se descarga, así como el aumento del tiempo de espera de los buques para entrar al puerto.

La licitación del Espigón Central, y su posterior adjudicación, incluirá la estabilización de la antigua cantera de Punta Lucero, ya que aunque ambas obras son independientes y realizadas por motivos distintos, coinciden en el tiempo y, acompasando su ejecución, el material sobrante de la cantera puede aprovecharse como relleno del muelle.