La Autoridad Portuaria de Cartagena ha reanudado el 5 de marzo el tráfico de ganado vivo, tras la notificación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que deja sin efecto la declaración de suspensión del 23 de febrero.

Después de más de una semana de reuniones, escritos y trabajo conjunto entre las Administraciones y sectores implicados para poder freno a la situación y a las graves pérdidas económicas de los operadores portuarios y el sector ganadero de la región, se ha conseguido al fin recuperar este importante tráfico, presente en Cartagena desde 2010.

Desde el puerto lamentan que en estos días podían haber partido de allí más de 10 buques, que finalmente han tenido que hacerlo a través de otro puerto, y recuerdan que siempre han ofrecido las máximas garantías sanitarias, y de bienestar y cuidado de los animales.

De hecho, se encuentra a la cabeza de Europa en exportación de ganado vivo y siempre ha obtenido el visto bueno en las inspecciones de la Unión Europea para el control de las instalaciones y la evaluación del bienestar de los animales durante el transporte a países no pertenecientes a la UE.

Tráfico de ganado vivo en el puerto

En estos más de diez años ha exportado más de dos millones de cabezas de ganado en 800 buques, siempre cumpliendo la normativa de Bienestar Animal vigente en la Comunidad Europea, gracias al trabajo de Sanidad Animal, Aduanas, consignatarios y operadores.

Además, ha sido el primer puerto de España en contar con una regulación específica para este tipo de tráfico y obtener la autorización para embarcar ganado vivo. Los animales llegan en camiones procedentes principalmente de la Región de Murcia, pero también de Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla-León y Extremadura.

Para su transporte, se utilizan buques muy especializados, con certificado de transporte para animales vivos, con corrales, silos para piensos, zonas de almacenaje para la paja, y un sistema de cambio de atmósfera para evitar los problemas derivados del aire viciado.

Cuentan, además, entre sus tripulantes, con pastores-cuidadores de los animales, y con personal sanitario que puede atender cualquier necesidad del ganado de tipo veterinario.