La Autoridad Portuaria ha aprovechado la asistencia a la feria internacional de mayor relevancia del sector del petróleo, gas y energía offshore en la ciudad noruega de Stavanger, Offshore Northern Seas 2022, para captar información estratégica del sector y de la evolución de las energías renovables, aprovechar las sinergias y estudiar las oportunidades que se están presentando para consolidar un modelo de negocio que aportará rentabilidad al tejido productivo de Cartagena y de la Región de Murcia.

Se trata de la primera asistencia a esta feria, lo que ha permitido al puerto cartagenero destacarse como referente en el Mediterráneo de la industria offshore y mostrar el enorme potencial que tiene el puerto y la competitividad por su geolocalización estratégica, por sus precios competitivos, pero también por otros aspectos de interés que ofrece Escombreras como su muelle de 780 metros de línea de atraque, con más de 20 metros de profundidad y 20.000 metros cuadrados de área útil para buques de larga estancia y plataformas petrolíferas.

Barlomar también se ha presentado como la principal fortaleza del puerto para la ampliación exponencial de las líneas de negocio offshore. La nueva terminal dispondrá de una zona diferenciada para el atraque de buques plataforma, de dos hectáreas de superficie, que permitirá dar servicio a todas las necesidades del sector. Una iniciativa que ha sido muy valorada por las compañías y agentes presentes en la feria.

Pero para que el puerto se convierta en el epicentro de la formación, reparación y mantenimiento de plataformas petrolíferas del Mediterráneo no sólo juega un papel fundamental la implicación de importantes operadores offshore, también de organismos y empresas auxiliares como la UPCT, FREMM, Navantia, SEF, Mecánicas Bolea o Talleres Herjimar “con el fin de crear un tejido productivo, interconectado, que dé cobertura a todas las necesidades que conlleva este tipo de industria”, explica la presidenta de la APC, Yolanda Muñoz.

Y es que, “el impacto económico que puede generar la industria offshore en Cartagena y en la Comunidad es muy destacable ya que, durante el tiempo prolongado que las plataformas permanecen en puerto, se activa una economía inducida muy importante puesto que precisa del desarrollo de una amplia cadena de proveedores, principalmente, relacionada con el transporte marítimo y aéreo, hoteles, restaurantes, empresas turísticas, ingeniería…» Un impacto que afecta a muchos sectores de la economía regional.

Desde finales de 2018, Cartagena se ha posicionado como puerto seguro para buques offshore. Desde entonces, distintos barcos han elegido los muelles cartageneros para estancias prolongadas de acondicionamiento y mantenimiento. Entre ellos, la plataforma de perforación, Transocean 706; el buque de tendido de tubos, Castorone; el perforador Drillship Atwood Advantage, o el segundo buque grúa semisumergible del mundo, Saipem 7000. A principios de este año era el gigante Solitaire el que recalaba en Cartagena y permanecía atracado durante 6 meses en la dársena de Escombreras.