La Autoridad Portuaria de Cartagena avanza a buen ritmo con las obras de ampliación del muelle Príncipe Felipe en la dársena de Escombreras.

Los trabajos, con un plazo de ejecución de 20 meses, supondrán la construcción de un muelle de 211 metros con una explanada de 3.000 m² para la carga de buques GNL y de ganado vivo, con una inversión de más de 9,7 millones de euros.

La unión temporal de empresas que integran Sato y Tecop iniciaron los trabajos en agosto de 2020 que hasta la presente han consistido en la fabricación de seis cajones realizados en el propio puerto, en el dique Suroeste, así como en el dragado y preparación de la banqueta submarina.

Así mismo, una vez se terminada la construcción de los cajones se va a proceder a la parte más compleja del proyecto, con su colocación en el muelle Príncipe Felipe.

Esta actuación comprende el cerramiento de una superficie de lámina de agua abrigada en su zona oeste para conformar una ampliación de la línea de atraque actual, con lo que se conseguirá una nueva superficie de explanada para el tráfico de ganado y en su zona Norte en el entorno de Enagás comprende la prolongación del muelle actual. En ambos casos, los duques de alba existentes quedan embebidos en la nueva línea de atraque.

Durante el pasado 2020, el puerto de Cartagena superó los 2,2 millones de toneladas descargadas de GNL, lo que supone un incremento de un 71% anual.

Por otra parte, el enclave cartagenero superó su registro máximo de exportación de ganado vivo el pasado ejercicio, con un total de 780.000 cabezas de ganado.