La Autoridad Portuaria de Cartagena y Adif garantizarán el tráfico ferroviario de mercancías en el recinto portuario una vez que comience la segunda fase de las obras en el tramo Murcia-Lorca-Pulpí-Águilas en febrero de 2022.

La única alternativa posible para la conexión ferroviaria desde Cartagena a Madrid es el desvío por Alicante, una vez solventadas las limitaciones técnicas de esta línea para este tipo de servicios.

En cualquier caso, tal y como se ha asegurado, no habrá ninguna restricción en el número de trenes ni en el volumen de carga semanal que sale del puerto con destino a Madrid y al resto de España.

La presidenta de la Autoridad Portuaria, Yolanda Muñoz, ha pedido agilidad en la ejecución de las obras para no entorpecer los planes para nuevas líneas de negocio en el ámbito del tráfico de graneles sólidos y que se están preparando simultáneamente a la puesta en funcionamiento de la conexión ferroviaria.

En los últimos años, la instalación ha realizado una fuerte apuesta por la intermodalidad marítimo-terrestre, con 66 millones de euros de inversión, de los cuales 36 corresponden a la mejora de infraestructuras de conexión viaria y ferroviaria de la Variante de Camarilla, 26,5 al acceso ferroviario a Escombreras y 3,5 a la mejora de esta estación.