Zona en obras del muelle de Castellon

Un diagnóstico preventivo ha permitido detectar el estado de las instalaciones, evitando un posible accidente.

La Autoridad Portuaria de Castellón ha iniciado la redacción de un plan de mantenimiento preventivo que permitiría establecer revisiones periódicas y garantizar la seguridad de las instalaciones, además de evitar las costosas reparaciones que pueden derivarse de una actuación tardía.

La elaboración de este plan se ha iniciado con el diagnóstico, por primera vez, del estado actual de las instalaciones. Así ha podido detectarse que el muelle transversal exterior presenta importantes daños en la parte sumergida como consecuencia de la falta de mantenimiento desde su construcción, en 1987.

Además, la solución constructiva adoptada entonces no fue la mejor posible, lo que representa la principal causa de su deterioro, pues se optó por una claraboya en lugar de levantar una estructura maciza, para reducir los costes.

Por otra parte, no existe espacio suficiente entre la cara inferior de la losa y la lámina de agua para realizar las labores de reparación y mantenimiento, y se encuentra precisamente en la zona de salpicadura, donde el hormigón armado se degrada a mayor velocidad.

No obstante, con el diagnóstico se ha evitado un posible accidente debido a la pérdida de capacidad portante del muelle a consecuencia de la degradación. Debido al estado que presenta el muelle, se han suspendido las operativas en la parte más deteriorada y que no reúne las condiciones de seguridad adecuadas, para poder intervenir de forma urgente.

De momento, ya se está trabajando en el proyecto de obra, que supondrá una inversión de 3,5 millones de euros. Asimismo, se ha solicitado a Puertos del Estado una modificación del plan de inversiones que incluya una línea presupuestaria para hacer frente a las actuaciones.