Margenes del rio Guadalquivir

El proyecto, que lleva paralizado desde hace casi dos años, ha estado rodeado de polémica desde el momento en que se anunció.

La Autoridad Portuaria de Sevilla ha suspendido el dragado de profundización para ampliar el calado del tramo navegable del Guadalquivir, una iniciativa que lleva promoviendo desde hace más de 20 años y que no ha contado con el apoyo del Gobierno ni de la Junta de Andalucía.

La suspensión del proyecto responde al informe de Puertos del Estado, que cataloga las obras de dragado del Guadalquivir como «pendiente de programación» en el plan de empresa de 2017 del recinto portuario.

El proyecto, que lleva paralizado desde hace casi dos años tras la sentencia del Tribunal Supremo contra su inclusión en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, ha estado rodeado de polémica desde el momento en que se anunció.

Así, el rechazo de la Comisión Científica, el Tribunal Supremo, el Comité de Patrimonio Mundial y los órganos de participación y gestión de Doñana, se ha sumado al de los diferentes colectivos ecologistas que solicitaban su paralización.

El puerto de Sevilla ha justificado la suspensión del plan porque «no está actualizado a nivel técnico ni cuenta con el respaldo social aconsejable ni el apoyo de las administraciones competentes», por lo que se plantea la necesidad de adoptar una nueva estrategia que «vele por los intereses del puerto de Sevilla y cuente con el respaldo social, científico e institucional«.

La Autoridad Portuaria pretende ampliar el conocimiento científico del estuario del Guadalquivir, orientando los estudios que ha financiado hacia la gestión integral del mismo, y propone que la Junta de Andalucía y el Gobierno elaboren un programa de gestión integral de la desembocadura del río que incluya medidas acordadas entre ambas administraciones.