La Autoridad Portuaria de Vigo retoma las inversiones previstas a lo largo de su zona de servicio, especialmente en la terminal de transbordadores de Bouzas.

La recuperación del tráfico de carga rodada tras el periodo más duro de la pandemia de covid-19 y el elevado grado de ocupación, que ha llegado en algunos momentos al borde de la congestión, ponen el acento sobre las necesidades existentes para incrementar su superficie de almacenamiento.

Estos trabajos permitirían atraer nuevos tráficos, contribuirían al crecimiento y a la promoción de todos los tráficos del transporte ro-ro del enclave vigués, toda vez que cuando hace mal tiempo en la instalación y coinciden hasta cinco barcos a la vez y, dependiendo de las dimensiones de los mismos, alguno de ellos tiene que quedar a la espera.

Así pues, y ante la tendencia al incremento en los tamaños de los buques ro-ro, sobre todo para tráficos interoceánicos, la Autoridad Portuaria de Vigo ha decidido invertir más de cuatro millones de euros a diversas mejoras en esta zona.

Entre ellas, destacan las mejoras de los accesos a la terminal, con trabajos en la última fase de ejecución de reordenación de accesos, con un presupuesto de 996.866,45 euros, así como el suministro, instalación e integración en sistemas actuales de nuevos controles de acceso a la zona portuaria de Bouzas, adjudicada por un importe de 272.874,96 euros, cuya finalización se estima a finales de este año.

Además, está a punto de licitarse la nueva señalización para los accesos por un importe estimado de 150.000 euros, mientras que en materia de seguridad, se han iniciado los trabajos de mejora del cierre perimetral de la terminal para mejorar la seguridad del recinto con un presupuesto de 688.127,04 euros.

Por otra parte, está en fase de proyecto la ejecución de un nuevo puesto para el control aduanero fronterizo, con un presupuesto estimado de 120.000 euros.

En cuanto a la mejora de la capacidad de la terminal, la Autoridad Portuaria de Vigo ha optado por incorporar las nuevas concesiones de Termicar y Suardiaz con la consiguiente liberación de espacio, que supone unos 12.000 m² aproximadamente.

De igual modo, la ejecución de la entreplanta del silo ha supuesto 10.000 m² más de superficie y capacidad para otros 600 vehículos aproximadamente, mientras que la recuperación de la conocida como parcela “D” y su posterior pavimentación ha supuesto ganar unos 50.000 m2 de superficie de almacenamiento y, además, la recuperación de la superficie ocupada por el Consorcio Zona Franca de Vigo supondrá unos 78.000 m².

Finalmente, la ampliación de la terminal sigue a la espera de inicio de tramitación de la evaluación de impacto ambiental por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.