El puerto de Vigo encarga la redacción del proyecto del nuevo silo de almacenamiento de vehículos

El puerto de Vigo recibe adjudica a una unión temporal de tres empresas el contrato para definir la construcción de un nuevo silo de almacenamiento de vehículos, con la vista puesta en ampliar la capacidad de la terminal de Bouzas, al límite de su capacidad máxima.

Jueves, 16/06/2022 por CdS

El silo que se desarrollará será gemelo al ya existente.

La mesa de contratación de la Autoridad Portuaria de Vigo ha propuesto que se adjudique a la unión temporal de empresas que componen Glaicontrol, César del Río Tapias y Cimarq el contrato para definir el proyecto constructivo del nuevo silo para el almacenamiento de vehículos en altura en la terminal de Bouzas.

El órgano del recinto vigués fija, además, unos emolumentos por estos servicios de 114.689,92 euros para este 2022, de 75.655,29 euros para el próximo 2023 y de 32.251,90 para 2024.

Los responsables del enclave olívico estiman que la terminal ro-ro de Bouzas está al límite de su capacidad, por lo que la Autoridad Portuaria de Vigo contempla la necesidad de reforzar sus infraestructuras aumentando la capacidad de almacenamiento de vehículos.

En consecuencia, los responsables del recinto portuario vigués pretenden desarrollar un nuevo silo de almacenamiento de vehículos terminados en altura, gemelo al ya existente y con idénticas o mejores condiciones.

Así pues, la Autoridad Portuaria ha abierto procedimiento de licitación del contrato correspondiente a las labores de asistencia técnica para la redacción del proyecto constructivo del nuevo silo de almacenamiento de vehículos en altura en la terminal de Bouzas.

Los trabajos comprenden la realización de un análisis cualitativo y cuantitativo de la situación de partida, la definición de los criterios generales de diseño de la nueva infraestructura, el desarrollo de la alternativa de construcción seleccionada y la gestión de los trámites administrativos correspondientes para la aprobación definitiva del proyecto.

Con ello se pretende ampliar la capacidad del recinto portuario gallego para el tráfico de vehículo terminado de cara a futuros crecimientos.