parking calais

Un Brexit sin acuerdo supondría la imposibilidad de realizar cabotaje tanto en un sentido como en otro.

Las autoridades del Reino Unido barajan la posibilidad, a la vista de la mala evolución que registran las negociaciones con la Unión Europea, de que los servicios de transporte internacional entre este país y la UE vuelvan al régimen de autorizaciones bilaterales existente antes de la entrada en vigor de la unión aduanera.

Así se desprende a la vista de la Guía de actuación para el sector del transporte de mercancías elaborada por el Departamento de Transporte del Gobierno británico, en la que se analiza la situación para el sector tanto en el caso de que exista acuerdo para el Brexit como para un posible Brexit duro tras el 29 de marzo.

Para este último caso, el Ejecutivo británico tiene previsto empezar a tramitar las solicitudes para estos permisos a partir del próximo mes de noviembre y avisa, como también refiere Froet en su página web, que el contingente de autorizaciones, probablemente no sea suficiente para satisfacer a la demanda.

Al mismo tiempo, también podrían establecerse controles fitosanitarios específicos para los productos alimentarios en los puestos de inspección fronterizos que se habiliten para el paso de estas mercancías.

De igual modo, una falta de acuerdo para el Brexit se traducirá en la imposibilidad de realizar cabotaje tanto en un sentido como en otro.

La asociación murciana de transporte Froet, cree que para España debería empezarse a trabajar también para conocer el contingente de autorizaciones bilaterales previsto para el Reino Unido y cuál sería el plazo de petición y concesión y el criterio utilizado, así como la política sobre el reconocimiento mutuo de los CAP y los permisos de conducir y los requisitos y puntos de control en frontera para inspección.