Uno de los principales aspectos en el desarrollo de Madrid Central para el transporte de mercancías y la distribución urbana es el establecimiento de un registro de empresas que acceden a esta zona de acceso restringido.

Con este listado, el Ayuntamiento de Madrid busca reducir el intrusismo que se vive en el sector, y de manera especial en algunos segmentos como el de mudanzas y el de paquetería.

Así mismo, otra de las consecuencias menos sospechadas de esta medida es el impacto que puede tener sobre los diferentes actores que vienen a desarrollar su labor en lo que se ha dado en llamar economía colaborativa.

Uno de los principales perjudicados por el establecimiento de un listado de empresas de transporte autorizadas para acceder a Madrid Central sería Amazon, que de este modo vería limitado el número de repartidores autónomos que estarían en condiciones legales de entregar sus paquetes a aquellas personas que cuenten con vehículos apropiados para cumplir con las estrictas limitaciones de entrada a esta área de especial protección del centro de Madrid establecida por el Ayuntamiento el pasado 30 de noviembre y que forman parte de su servicio Amazon Flex.

En este sentido, el registro actuaría como una medida de defensa de las empresas de paquetería tradicionales frente a Amazon y otras empresas de entregas domiciliarias que utilizan autónomos y personal a tiempo parcial.

Además, los requisitos que deberán cumplir los vehículos de transporte y distribución se irán endureciendo a medida que se vayan cumpliendo los períodos transitorios establecidos para que el sector logístico y de transporte madrileño se vayan cumpliendo a finales de 2019, 2022 y 2024.