En un nuevo paso por intentar solucionar los problemas de desabastecimiento que tiene el país, a causa de un conjunto de circunstancias entre las que destacan el impacto de la pandemia y el ‘Brexit’, el El Reino Unido estudia ampliar temporalmente la posibilidad de que los transportistas europeos puedan realizar más operaciones de cabotaje.

En este sentido, las autoridades británicas evalúan una propuesta para permitir movimientos de cabotaje ilimitados de vehículos pesados ​​de mercancías hasta 14 días después de llegar en un viaje internacional cargado al Reino Unido.

Hasta ahora se permiten dos servicios de cabotaje en el archipiélago británico dentro de los siete días desde el acceso al país.

De igual modo, el Gobierno de Gran Bretaña también propone que esta prórroga se aplique pòr un período de entre tres y seis meses, aunque, en todo caso, la medida estaría sujeta a revisión continua.

Con esta medida, entre otras cosas, las autoridades británicas pretenden suplir la alarmante escasez de conductores de camión que existe en el país y que se está intentando aliviar con diferentes medidas entre las que destaca el ofrecimiento de permisos de trabajo temporales en el país, que, sin embargo, se ha saldado con un estrepitoso fracaso por volumen de solicitudes recibidas, en un número muy inferior al de los permisos ofrecidos para unos chóferes extranjeros que parecen haber dado la espalda a la propuesta, ante la incertidumbre temporal que plantea.