La IRU ha informado de que ya no es necesario el ‘Kent Access Permit’, el permiso que requieren las autoridades británicas para permitir el acceso de vehículo pesado de camino hacia la Unión Europea por el puerto de Dover o el Eurotunnel.

De igual modo, tampoco será necesario contar con la documentación de comprobación de si un camión está preparado para cruzar la frontera.

Sin embargo, las autoridades del Reino Unido consideran que, en todo caso, los transportistas tienen que comprobar que tienen la documentación para cruzar la frontera entre Gran Bretaña y la Unión Europea, toda vez que se puede requerir y, si se verifica que no la tienen, se exponen a ser rechazados en el paso fronterizo por no estar preparados.

Así mismo, los conductores también deberán comprobar si se necesita una prueba médica con resultado negativo de coronavirus y cuándo hay que hacérsela en los pasos fronterizos, por lo que se mantiene el asesoramiento para los chóferes a través de los sitios de información.

Lentamente va normalizándose el paso entre el archipiélago británico y el territorio continental, tras unos meses de gran agitación, mientras que, a la par, los operadores que realizan servicios en estas rutas van adaptándose a los nuevos requerimientos aduaneros, agravados por exigencias sanitarias a causa de la pandemia.