Las autoridades británicas han confirmado que la tasa de circulación para vehículos pesados, la famosa ‘HGV levy’, ​​en el país prorroga su suspensión, vigente desde el 1 de agosto de 2020, hasta el 31 de julio de 2022.

Con esta medida, el Gobierno del país busca apoyar al sector del transporte y ayudar a los esfuerzos de recuperación económica tras la pandemia.

Los responsables británicos consideran que los transportistas nacionales e internacionales, especialmente durante esta crisis sanitaria, son esenciales para mantener el país en funcionamiento, especialmente tras el ‘Brexit’ y dado que, según se afirma en la página oficial del Gobierno, «desempeñan un papel clave en el apoyo a la recuperación y el crecimiento económicos del Reino Unido».

Esta tasa, que recauda la Driver and Vehicle Licensing Agency británica, ​​se aplica a los vehículos pesados de doce toneladas o más y tiene como objetivo garantizar que estos vehículos contribuyan a reducir el desgaste de la red de carreteras, de tal modo que su cantidad varía en función del peso y configuración de ejes de cada vehículo, así como por tiempo de uso de las infraestructuras.

Así mismo, los transportistas que ya hubieran abonado la tasa de doce o seis meses de duración y aún les restasen períodos completos por utilizar, podrán solicitar un reembolso.