El Gobierno británico ha publicado esta misma semana un estudio que revisa la posibilidad de realizar una prueba nacional con camiones más largos y pesados en el país.

En concreto, el trabajo analiza si este ensayo podría llevarse a cabo y, de ser así, cómo se diseñaría para composiciones de hasta 25,25 metros de largo y con entre cincuenta y sesenta toneladas de peso.

Para ello se parte de un estudio anterior realizado en el Reino Unido en 2008 y se tiene en cuenta los beneficios que, según las autoridades británicas, han demostrado estos conjuntos en otros países en términos de eficiencia, lo que, según se afirma, se traduce en reducciones de tráfico, emisiones, víctimas en accidentes y costes.

A su vez, el análisis ha identificado los riesgos asociados con su uso, en particular para infraestructura, especialmente puentes y sistemas de contención de vehículos, otros usuarios de la carretera y sus efectos para el trasvase de servicios de la carretera a otros modos de transporte.

Como conclusión se ha determinado que debe iniciarse de inmediato una etapa de preparación y prueba, antes de pasar a una etapa posterior de prueba comercial en carretera o concluir que una prueba LHV no es factible.

Como consecuencia, las autoridades han encargado a dos empresas la realización de un estudio de viabilidad que servirá detallar los próximos pasos en este ámbito.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110