Las medidas tomadas por los diferentes países para contener el avance de la pandemia del coronavirus ha supuesto la práctica paralización del transporte de viajeros que utilizan los ferries para moverse por mar.

Las empresas del sector reportan caídas en el movimiento de pasajeros de un 75% y de más de un 50% en los tráficos de carga rodada, principalmente en aquellas zonas en que solo se permite el transporte de mercancía por mar, con el de viajeros prohibidos en rutas ro-pax.

Ante una situación como la actual, la asociación Interferry ha pedido que todos los Gobiernos tengan en cuenta la situación en que queda el sector a la hora de incluirle en los paquetes de medidas económicas que se están tomando para intentar aminorar las consecuencias de una crisis de un impacto brutal.

En concreto, el sector pide ayudas directas para las empresas, la puesta a disposición de préstamos a bajo interés, reducción de impuestos y la eliminación de todas las tasas portuarias y de servicios asociadas a su actividad.

Interferry estima que el sector de los ferries mueve cada año en todo el planeta más de 2.000 millones de pasajeros, así como 250 millones de automóviles y otros 40 millones de tractoras y semirremolques.