La Asociación Medicines for Europe ha exigido a la Comisión Europea y los Estados Miembros que reabran las rutas de carga aérea para garantizar el suministro de productos farmacéuticodurante la crisis del coronavirus. Los laboratorios dependen de la capacidad de los vuelos de pasajeros para el envío de medicinas de forma rápida y segura, pero con la expansión del coronavirus, se ha producido una clara reducción.

En India, por ejemplo, están a punto de prohibir los vuelos comerciales y ya se está viendo cómo las zonas de almacenamiento están completamente llenas. De este modo, será imposible transportar los productos desde las fábricas, por no hablar de la imposibilidad de transportar los productos una vez llegan al aeropuerto.

Los suministros médicos van acumulándose cada vez más, sin que puedan llegar a los pacientes de los hospitales o a las farmacias. La Asociación no ha encontrado aún alternativas viables para garantizar el flujo de mercancías y mantener la producción, pues la mayoría de envíos que realizan las compañías no son suficientemente grandes como para poder alquilar un avión entero en caso de que las autoridades le permitan volar.

En este sentido, debe haber una coordinación entre la Comisión Europea, los gobiernos, las aerolíneas, los transitorios y la industria farmacéutica para facilitar la producción y envío de medicinas a los lugares en los que se necesitan. Por ello, reclaman el mantenimiento de la capacidad de carga aérea, permitiendo utilizar la flota disponible que no esté sujeta a prohibiciones, así como garantizar la apertura de los aeropuertos dentro y fuera de Europa para los envíos de bienes esenciales.

Más coordinación

Asimismo, es fundamental la coordinación para mantener el tráfico aeroportuario entre la Unión Europea y ciertos hubs farmacéuticos, como India, Estados Unidos y China, creando rutas abiertas o carriles verdes. A esto se añade la gestión de la cadena de frío en los aeropuertos y la adecuada preparación para un incremento en la demanda y la necesidad de capacidad adicional en los aviones.

De la misma manera, deben coordinarse los suministros de productos farmacéuticos entre los diferentes actores de la cadena logística implicados. En cuanto a la tripulación, la Asociación ha pedido que los pilotos y la tripulación no estén obligados a ponerse en cuarentena cada vez que viajen hacia o desde áreas de riesgo si se han tomado las medidas adecuadas para evitar la propagación del virus.

Para ponerse de acuerdo en todos estos aspectos, debería fomentarse la comunicación entre la industria farmacéutica, los transitorios, las aerolíneas y los ministros de Transporte y de Interior con los reguladores de aviación, farmacia y competencia, para facilitar la introducción de rutas internacionales de distribución y hubs para el envío de medicinas y suministros.