Los ingresos de los operadores logísticos crecieron un 7% en 2019, hasta los 4.900 millones de euros, con lo que, según los registros de DBK, el sector acumula tres años consecutivos con aumentos anuales de en torno al 7%.

En este aumento se refleja el crecimiento de la externalización de determinadas actividades logísticas, el buen comportamiento de la producción en algunas de las principales ramas industriales clientes, el ascenso de la demanda derivada del transporte internacional y el auge del comercio electrónico.

El almacenaje y la realización de otras actividades en almacén generaron una facturación de 2.345 millones de euros el año pasado, esto es, un 7,8% más que en el año anterior. Los ingresos derivados del transporte y la distribución de las mercancías en depósito registraron un crecimiento algo inferior, si bien todavía supusieron algo más de la mitad del volumen de negocio total.

La logística de productos de alimentación y bebidas aporta la mayor parte del volumen de negocio sectorial, con una participación del 40%, con los segmentos de automoción y de farmacia, droguería y perfumería, a continuación.

Al cierre del año 2019 se contabilizaban alrededor de 185 operadores logísticos, que daban empleo a unos 31.500 trabajadores, cifra un 5% superior a la del año anterior.

A pesar de la entrada de nuevas empresas en el negocio, sigue apreciándose una notable concentración de la oferta, de tal modo que las cinco primeras empresas del sector absorbieron en 2019 el 43% del valor del mercado, mientras que los diez primeros operadores reunieron una cuota de mercado conjunta del 60%.

operadores logisticos 2019 dbk