Desde que a finales de 2018 se dictara la primera sentencia de un Juzgado de Primera Instancia frente a una reclamación planteada por el cártel de camiones en España, se han producido muchas otras más con resultados diversos.

Así, si en algunos casos las sentencias han sido favorables a las marcas, en muchas de aquellas que han estimado favorablemente las pretensiones de los reclamantes, y posteriormente han sido revisadas en muchas ocasiones por las Audiencias Provinciales tras los correspondientes recursos de apelación presentados, según Fenadismer.

En estos casos se ha cuestionado el método utilizado y resultado obtenido para la fijación del importe de la indemnización a abonar a la empresa transportista reclamante, como, por ejemplo, en una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra, que ha rechazado los informes periciales aportados por las partes, que, como indica Fenadismer, son idénticos en los procesos judiciales promovidos por los despachos de abogados que están llevando a cabo reclamaciones colectivas de miles de transportistas afectados.

En este complejo panorama, la patronal estima que la resolución final de esta contienda «conllevará una larga batalla judicial hasta que el Tribunal Supremo unifique los criterios judiciales a aplicar, lo que aún tardará varios años en su resolución final«.