La Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia, SPC-Spain, ha publicado los datos correspondientes a la demanda del TMCD en el primer trimestre de 2020, en el que se han movido un total de 63,9 millones de toneladas, un 1,8% menos que en 2019.

El impacto del Covid-19 ha sido de mayor calado en el tráfico de cabotaje, que se ha reducido un 5,3%, mientras que en el tráfico exterior se ha registrado un ascenso del 0,9%. El TMCD ro-ro ha disminuido un 0,6% hasta los 5,7 millones de toneladas, con un crecimiento del 0,8% en la fachada atlántica frente al descenso del 0,8% en la mediterránea.

En este sentido, conviene destacar la caída de los flujos en la la fachada atlántica con todos los países, salvo Bélgica, con quien el aumento ha sido del 27,6%. Mientras, en el ámbito mediterráneo, el tráfico con Marruecos ha repuntado un 10,3% y con Túnez un 12,9%, pero ha caído un 12,9% con Italia.

Entre los puertos españoles, despuntan el de Almería, con un crecimiento del 30,4%, y el de Algeciras, con un 12,8%, ambos por los flujos con Marruecos, mientras en Santander ha sido de un 13,9%, en este caso por los flujos con Bélgica.

Por el contrario, este tipo de tráfico se ha reducido un 33,4% en el puerto de Motril y un 27,7% en el de Vigo, por la suspensión de las Autopistas del Mar con Marruecos y Francia a causa del Covid-19. Igualmente, ha caído un 22,5% en Valencia por la disminución del tráfico con Italia.

Por último, el informe apunta que el TMCD de vehículos en régimen de mercancía se ha reducido un 9,7% por la fuerte caída del 16,7% en la fachada mediterránea, pese a que en la fachada atlántica, la disminución ha sido del 1,4%.

En cuanto a los embarques disminuyeron un 7,4% debido al descenso en la fachada mediterránea (-16,8%) y a pesar del incremento en la atlántica (1,9%). Por su parte, los desembarques registraron una caída del 15,1% debido al descenso en ambas fachadas. La caída en la fachada atlántica (-1,4%) fue más suave que en la mediterránea (-16,7%).