Autopista AP-36 Albacete-La Roda la primera en entrar en quiebra

El tráfico sólo ha descendido en las autopistas de Ocaña-La Roda y Madrid-Toledo.

Las autopistas españolas en riesgo de quiebra han visto elevado su tráfico de vehículos un 6,7% hasta septiembre de 2015, con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

En concreto, una media de 6.630 vehículos han circulado al día en el conjunto de estas ocho vías de peaje, creciendo por encima del tráfico en la red total de pago, que ha aumentado un 6,1% hasta un tráfico medio de 17.872 vehículos al día. 

Seis de las ocho autopistas que podrían ser rescatadas por Fomento han experimentado aumentos en sus tráficos durante los nueve primeros meses del año.

Así, la radial R-2 Madrid-Guadalajara ha elevado su tráfico un 5%, la R-3 Madrid-Arganda un 13,1%, la R-5 Madrid-Navalcarnero un 8,8% y la R-4 Madrid-Ocaña un 4,1%, mientras que los vehículos que han circulado por la autopista que une Madrid con Barajas han aumentado un 6,3%, y los de la que enlaza Cartagena y Vera han incrementado un 6,6%.

Las dos autopistas que han visto descender sus tráficos han sido la de Madrid-Toledo, donde ha caído un 14%, y la de Ocaña-La Roda, con un descenso del 2,5%.

De este modo, las vías de peaje en quiebra recuperan tráficos mientras el plan que el Gobierno diseñó para solventar su situación continúa pendiente, a la espera de que se resuelvan varios procesos en los juzgados y de que se logre un acuerdo con la banca.