Era de esperar el choque de intereses en la tramitación parlamentaria de la ley que establece un régimen sancionador contra la morosidad en el sector del transporte.

Según informa Fenadismer, se han registrado enmiendas en el congreso relacionadas con esta iniciativa que tramita el Gobierno como parte de los acuerdos con el Comité Nacional.

En concreto, el Partido Demócrata de Cataluña y el Partido Popular han presentado un conjunto de enmiendas al texto del proyecto de ley, destinadas a rebajar el importe de las multas inicialmente recogidas.

Los cambios propuestos implicarían reducir a una sexta parte las cuantías de las sanciones. De igual manera, también se busca demora la entrada en vigor de la norma hasta en seis meses bajo la excusa de la pandemia.

Fenadismer achaca estas enmiendas a «las empresas cargadoras que a través de su lobby de presión han tratado de presionar a diferentes grupos políticos para tratar de descafeinar el contenido de dicha ley eliminando su carácter disuasorio».

Sin embargo, la organización empresarial dice confíar «en que el apoyo del resto de partidos políticos al texto original del proyecto de ley, según han manifestado expresamente a las asociaciones de transportistas, haga decaer dichas enmiendas y, en consecuencia, la ley quedé aprobada y pueda entrar en vigor definitivamente en los próximos meses».