Victor del Pozo director de Operaciones de Privalia

«En España tenemos un transporte de mucha calidad y muy barato».

El establecimiento de puntos de conveniencia para las entregas e-commerce se establece como uno de los principales retos de la logística asociada al comercio electrónico, tal y como puede apreciarse en cualquier estudio o guía sobre este ámbito y en la apuesta cada vez mayor de los operadores por ofrecer este servicio.

Su uso permite tanto mejorar la satisfacción del cliente, al otorgarle mayor flexibilidad a la hora de elegir donde y cómo recibir su pedido, como reducir el número de segundas entregas que inciden directamente en la cuenta de resultados de los operadores.

No obstante, su desarrollo en España no está siendo tan fuerte como en otros países debido, principalmente, a que «en España tenemos un transporte de mucha calidad y muy barato».

Así lo ha resumido el director de Operaciones de Privalia, Victor del Pozo, durante el II Desayuno Logistun, dedicado al impacto del e-commerce en las estructuras logísticas, que se ha celebrado este lunes 23 de mayo en Madrid.

Según ha explicado el experto, en España los operadores ofrecen hasta tres intentos de entrega gratuito, mientras que en Francia, donde el 40% de las entregas e-commerce se hacen en puntos de conveniencia, sólo se hace un intento, enviándose el pedido a uno de estos puntos o consignas si la entrega fracasa a la primera.

Por lo tanto, es «muy difícil» que en un mercado como el español se desarrolle un mercado de ‘drop points‘ como alternativa a un «mercado barato y de calidad». De hecho, muchas veces una entrega en consigna «es más cara y más lenta» que una entrega en casa, debido a que las redes logísticas de las consignas no están muy desarrolladas mientras las de la entrega directa son mucho más fuertes en España que en otros países.