El Comité Nacional se reunirá con el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana este jueves para empezar a analizar las medidas que componen el Plan de Impulso a la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera.

Sin embargo, el sector parte de una profunda sensación de decepción Como explica el presidente de Fvet, Carlos Prades, «nos sentimos ninguneados e incluso penalizados con estas medidas que se están anunciado, cuando somos un sector clave en la economía, el eslabón imprescindible en la cadena”.

Por un lado, el sector quiere que se incorporen medidas como la prohibición de la carga y descarga, el endurecimiento de la legislación para sancionar la morosidad, el impulso a la digitalización o ayudas para la renovación de la flota.

Por otro, proyectos como el proyecto de instauración de peajes o la implantación de las 44 toneladas no tienen el consenso de los representantes de los transportistas.

En concreto, con relación a los peajes, Fvet defiende que el transporte de mercancías por carretera ya contribuye suficientemente vía impuestos a atender las necesidades de mantenimiento e inversión en infraestructuras viarias, con más de 15.000 millones de euros anuales procedentes de los impuestos de carburantes.

Así mismo, por lo que respecta a las 44 toneladas y los 4,5 metros de altura, los transportistas valencianos cuestionan los beneficios que tendría para la sostenibilidad del sector y el aumento de la competitividad, a la vista de que no ha supuesto mejora económica para el transportista en aquellos países europeos en que ya están en vigor.

De igual modo, Fvet alega que el cambio tiene implicaciones en materia de seguridad vial, coste de infraestructuras e, incluso, sobre las propias estructuras de la empresa de transporte, con previsibles pérdidas de puestos de trabajo en un contexto de crisis.