Según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana apuntados por José Luis Ábalos en la comisión de Transportes del Congreso de los Diputados este pasado lunes, la reducción del tráfico de vehículos pesados se sitúa en las últimas jornadas entre el 30 y el 35% con respecto a días laborables similares de 2019.

Con mayor detalle, Ábalos estima que «si bien el transporte de mercancías no alimentarias ha sufrido reducciones mucho más significativas, el transporte de productos básicos, como alimentación o higiene, se ha mantenido siempre por encima de los valores de un día equivalente del año pasado. Es decir, no solo no se ha reducido, sino que ha aumentado«.

Contrastan estos registros con la realidad que transmiten algunos empresarios del sector, con altos volúmenes de retornos en vacío, rotura de circuitos y precios a la baja, dado que existe un aumento de la oferta.

Una ‘nueva’ realidad

En definitiva, el ministro parece más cerca de algunos de sus compañeros de gabinete por lo que respecta a la percepción de la ‘nueva’ realidad del sector, que de lo que puedan hacerle llegar a través del Comité Nacional de Transporte, ya sea directamente, o a través del propio presidente del Gobierno.

En este marco, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana trabaja en un plan para recuperar la normalidad, a partir de tres grandes bloques que comprenden el retorno a la normalidad, la recuperación del sector transporte, así como el refuerzo de la construcción y la vivienda como palancas para la recuperación económica.

Respecto a la recuperación del sector del transporte, Ábalos reconoce que «va a tener que afrontar una importante crisis en los próximos meses, que esperamos que dure lo menos posible, pero existe un consenso generalizado de que será uno de los sectores qué más tarde en salir del período de hibernación«.

A este respecto, el ministro de Transporte aboga por un esquema de protección de rentas y de liquidez para el transporte que tenga especialmente en cuenta a los transportes aéreo y ferroviario, así como a las empresas públicas del Ministerio, sin que haya realizado ninguna mención específica al transporte de mercancías más allá de un muy protocolario y, por tanto, frío agradecimiento al comienzo de su intervención.

Este reconocimiento del ministro Ábalos está muy en línea con la preocupación que mostró el presidente del Gobierno en el turno de preguntas de su ultima aparición dominical, a una pregunta sobre las peticiones de un plan urgente de apoyo al sector, que solventó con una respuesta evasiva de ocho segundos.