Las empresas de transporte de mercancías por carretera de la Comunidad Valenciana sufren una escasez acuciante de conductores profesionales.

Según Fvet, el sector necesita entre 1.500 y 2.000 conductores para incorporar a los servicios en la tercera comunidade autónoms con mayor volumen de mercancías movidas por carretera del país.

En este mismo sentido, una reciente encuesta de la patronal valenciana señala que un 36,1% de las empresas de transporte de mercancías de la Comunidad Valenciana estima que la escasez de conductores profesionales supone un grave problema para el sector, hasta tal punto que pone en peligro su viabilidad económica.

La escasez de conductores profesionales y la falta de relevo para un colectivo cada vez más envejecido no son un problema aislado de la Comunidad Valenciana o de España, sino que se siente en toda Europa, e incluso en los países más desarrollados.

El caso del Reino Unido es una de las últimas muestras más palpables de las consecuencias económicas que puede tener la falta de chóferes.

Las duras condiciones de trabajo, especialmente en los servicios de larga distancia, las dificultades y el coste para acceder a la profesión, así como la imagen que proyecta el sector son algunas de las causas que están detrás de uno de los más importantes problemas del sector.