España, como otros países de nuestro entorno, vive una alarmante escasez de conductores profesionales que se ceba especialmente en el transporte de mercancías y que es consecuencia de diversos factores.

En esta situación influyen desde la mala imagen social que tienen los chóferes, hasta las condiciones de trabajo, en las que también se incluyen en algunas zonas los salarios que, a juicio de cada vez más profesionales, no compensan la dedicación y los sinsabores al volante de un vehículo pesado.

Dentro de este contexto también son frecuentes las quejas de múltiples directivos de empresas de transporte de mercancías por carretera que aluden a la falta de conductores con experiencia, como otro de los males de un colectivo que, sin embargo, aparece cada vez más envejecido y falto de relevo.

Así pues, y pese a la escasez de profesionales bien formados y con años de labor a las espaldas, el mercado de transporte de mercancías también parece dar la espalda a estos profesionales de mayor edad.

Registros contradictorios

O así se desprende, por lo menos, de las cifras de contratación y paro de los conductores profesionales de camión.

En concreto, el pasado mes de septiembre, los registros contabilizan un total de 9.286 contratos de trabajo para chóferes asalariados mayores de 45 años de edad, un 47,23% del total de 19.661 contratos para este colectivo del mes, pese a que este segmento de conductores supone el 76,46% de los conductores de camión por cuenta ajena en paro existentes en el país durante el noveno mes de 2020.

La situación es aún más sangrante entre los autónomos, que con 70,94% de los parados con más de 45 años de edad solo han alcanzado un 28,09% de los contratos.

Todos estos registros parecen indicar que hay una tendencia entre las empresas españolas de transporte de mercancías a rejuvenecer sus plantillas de chóferes, especialmente con jóvenes y con conductores extranjeros, que ya suponen un 22,76% del total de contratos registrados en septiembre para chóferes de camión asalariados.

Este comportamiento puede deberse a diversos factores.

Por un lado, puede deberse a la necesidad que tienen los transportistas de encontrar personal más barato, en un esfuerzo por reducir los costes, mientras que, por otro, también puede tener su origen en que los conductores mayores de 45 años de edad tienen la posibilidad de elegir en qué segmentos y empresas trabajan, o bien en que adquirida una cierta experiencia salen del sector hacia otros empleos con mejores condiciones.