Pese al acuerdo de los ministros europeos de Transporte de diciembre, el Parlamento Europeo no logra consensuar una posición común que permita seguir adelante con el complejo proceso de elaboración normativa de la UE, algo que, sin embargo, podría no ser malo del todo.

Tras el fiasco de la Comisión de Transporte, se abren tres posibles escenarios, tal y como ha informado Fomento al Comité Nacional de Transporte en la reunión de este pasado miércoles, con diversas implicaciones.

Tres opciones

La primera alternativa consistiría en dejar la definición completa del Paquete de Movilidad para la próxima legislatura, opción que patrocina Bulgaria, toda vez que en mayo hay elecciones al Parlamento Europeo y en octubre debe renovarse el colegio de comisarios que compone la Comisión Europea.

Otra posibilidad sería separar cada uno de los elementos que componen el Paquete de Movilidad, acceso al mercado, tiempos de conducción y descanso y trabajadores desplazados, para votarlos en el Pleno del Parlamento de manera individual, algo que aumentaría el riesgo de que salieran adelante normativas perjudiciales para la competitividad del transporte español.

La tercera opción consistiría en enviar el texto global del Paquete de Movilidad aprobado por los ministros en diciembre al Pleno de la Eurocámara para que decida si va adelante con la negociación definitiva para encaminar su aprobación, con resultados impredecibles.

En un primer momento, Fomento tenía pensado apoyar esta última alternativa, pero en la consulta con el Comité Nacional se ha optado por ponerse al lado de Bulgaria y buscar que se posponga la tramitación del Paquete de Movilidad en su conjunto, para evitar trocearlo y que se cuente en su momento con una normativa europea que supere la actual dispersión de regulaciones nacionales, muchas veces contradictorias.

Ahora todo dependerá de que se cuente con una máxima crítica mínima que consiga retrasar el Paquete de Movilidad, en principio y como muy pronto, para ya bien entrado 2020, cuando la nueva Comisión ya haya cogido ritmo de trabajo.