El transporte está en el vértice de una profunda transformación

El transporte está en el vértice de una profunda transformación marcada por el impulso a la sostenibilidad, la intermodalidad y la digitalización, con los objetivos de superar su atomización y mejorar su imagen social.

Martes, 29/03/2022 por CdS

Gad3 ha elaborado este informe para la Fundación Corell.

La convergencia en poco tiempo de diversas líneas tecnológicas en el ámbito del transporte coloca al sector al borde una profunda transformación, según se desprende del Diagnóstico del Sector del Transporte Profesional por Carretera en España, elaborado por Gad3 para la Fundación Corell.

De acuerdo con este trabajo, elaborado a partir del análisis en profundidad de 30 entrevistas de larga duración realizadas a diferentes expertos, se deduce que la movilidad necesita una transformación profunda, en un proceso que, como explica Narciso Michavila, presidente de Gad3, implicará que en el transporte «se produzcan cambios drásticos».

En concreto, por un lado, la transformación digital implica, a la vez, la amenaza que supone la entrada de nuevos actores y, al tiempo, también la oportunidad que ofrecen las nuevas tecnologías para canalizar el flujo de datos que genera la mercancía.

Por otra parte, la sostenibilidad es otra de las grandes tendencias que marcan el presente y el fuuro del sector, de manera particular en todo lo relacionado con la transición energética, la renovación de flotas y los cambios en pesos y dimensiones.

Así mismo, el cambio en el transporte también implicará nuevos pasos hacia la intermodalidad, con el fin de conseguir que la movilidad sea sostenible e inteligente.

Sin embargo, el mayor lastre para el transporte viene de su fragmentación por lo que el análisis aboga por eliminar trabas fiscales y de recursos humanos, entre otras que premian una atomización que impide aumentar la rentablidad del sector.

De igual modo, el escaso atractivo del transporte para el empleo y la atracción de talento es otra de sus grandes debilidades.

Recomendaciones para el futuro del transporte

Con todo este cuadro el Diagnóstico de la Fundación Corell aboga por contar con una regulación actualizada y armonizada a nivel nacional que le permita ganar eficacia, por dignificar y mejorar la imagen de la profesión de conductor y del propio sector, así como por invertir los fondos europeos de recuperación para conseguir una movilidad más eficiente e inteligente.

En esta misma línea, el trabajo también defiende que se refuerce la concentración empresarial, que se analice la contaminación que emite el sector con rigor y que se favorezca la intermodalidad, con la vista puesta en mejorar la cadena de suministro.

Así pues, entre las medidas concretas que propone el estudio se encuentran algunas relacionadas con el aumento de la dimensión empresarial, con contar con una estrategia logística racional, con fomentar la neutralidad tecnológica en el proceso de transformación energética, con ayudas a la inversión en mejoras medioambientales o con la definición de corredores intermodales estratégicos, así como con la neutralidad modal.

Todo ello debe ser abordado, según el Diagnóstico, con una perspectiva a largo plazo, enfocada en que el sector tenga la importancia social que merece como elemento crucial para el tejido económico.