El mercado europeo de transporte de mercancías por carretera terminará el presente ejercicio con un retroceso global de un 6,8% con respecto a 2019.

El año ha estado marcado de manera indeleble por el impacto de la crisis sanitaria que se desató en el Viejo Continente entre febrero y marzo e implica que el transporte doméstico ha descendido este 2020 un 6,2%, mientras que el internacional ha caído con más fuerz, hasta perder un 8% anual, según un reciente informe elaborado por Transport Intelligence.

El estudio estima que el mercado sumará un volumen total de 322.808 millones de euros al final de 2020 y que de esta cifra un 60,1% corresponderá a los cinco principales países, como son Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y España.

Con más detalle, los mercados nacionales de transporte de mercancías del continente sumarán 226.387 millones de euros, con caídas generalizadas en todos los países que serán más destacadas en los casos de Italia y de España.

Así mismo, el transporte internacional en Viejo Continente acabará el ejercicio con un volumen de 96.421 millones de euros y retrocesos que también afectarán a los principales mercados europeos.

Estos retrocesos en el valor del mercado europeo de transporte reflejan, por un lado, ciertas caídas en los volúmenes de mercancías transportadas durante 2020, especialmente cuando se intensificaron las medidas de confinamiento de la pasada primavera, así, como por otro lado, también dan cuenta de una tendencia a la baja en los precios de los servicios, como consecuencia de la incertidumbre existente en el mercado y el impacto que tienen la evolución de algunos componentes del coste del transporte, como son los precios de los combustibles o los costes laborales, sobre la fijación de tarifas.