frigo semirremolque Schmitz renault T

La industria de transporte y las empresas del sector apuestan por la innovación.

Si hay algo que caracteriza a las sociedades más avanzadas es su capacidad para poner a disposición de cualquiera servicios y productos independientemente de su origen.

Esta característica, no exenta de riesgos, ha hecho progresar al ser humano hasta cotas de bienestar inimaginables que, lejos de limitarse, debería intentar extenderse a aquellas zonas donde, desafortunadamente, todavía no ha llegado.

Sin embargo, la defensa del bienestar debe incluir también el respeto medioambiental, como parte de una estrategia de sostenibilidad que permita un aprovechamiento racional de los recursos. En este sentido, el transporte frigorífico defiende su actividad, frente a las que Atfrie califica de «unas desafortunadas declaraciones de la ONG Amigos de la Tierra» en las que se encierra una «visión totalmente errónea», a juicio de la organización patronal.

La institución defiende la inversión y el impulso que hace la industria de automoción para contar con camiones más limpios y destaca el «escrupuloso cumplimiento» por parte de las empresas de transporte a temperatura controlada de un «protocolo de temperaturas y de aspectos que permiten defender la trazabilidad alimentaria desde el campo hasta la mesa« y que supone que «el transporte no reduce calidades alimentarias, sino que las mantiene, evitando proliferaciones microbacterianas»

De igual modo, para Atfrie, el éxito internacional que tiene la producción hortofrutícola española y su alta calidad se debe, entre otros factores, a que los transportistas están plenamente concienciados para evitar que estos productos «pierdan calidad y tengan daños medioambientales en la fase de transporte», algo que se intenta combinar con la sostenibilidad de la propia actividad empresarial.