El transporte internacional teme el colapso del sector por falta de conductores

El transporte internacional teme el colapso del sector por falta de conductores que den un relevo en un sector con poco atractivo para atraer profesionales.

Lunes, 11/04/2022 por CdS

El sector espera quue las mejoras en la formación permitan atraer a nuevos profesionales.

El transporte internacional considera «realmente preocupante para las empresas de transporte, tanto de mercancías como de viajeros, la imposibilidad de encontrar profesionales españoles interesados en trabajar como chóferes profesionales», según Ramón Valdivia, vicepresidente ejecutivo de Astic.

En este sentido, según se ha constatado en la II Jornada ‘La FP de los conductores profesionales: esencial para que el mundo siga en movimiento’, el 72% de los transportistas de mercancías y el 52% de los conductores de autobús tienen más de 50 años.

En ese mismo encuentro, María José Rallo, secretaria general de Transportes y Movilidad del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha segurado que «mejorar las condiciones laborales, mejorar el prestigio social de la profesión y contar con un sistema de formación ambicioso» son las claves para garantizar un relevo generacional en la profesión.

Así pues, Rallo aboga por «fomentar la FP de los conductores, más allá de la formación obligatoria, porque las empresas necesitan profesionales formados en aspectos como digitalización, idiomas, gestión e incluso habilidades sociales».

El sector español de transporte necesita, según los cálculos de Astic, unos 15.000 conductores de camión y cerca de 6.000 de autobús para cubrir la demanda.

Esta situación contrasta con los elevados datos de paro juvenil del país y, al tiempo, señala a las claras la falta de conexión entre el sector del transporte y la sociedad, algo que conduce a que ni jóvenes ni mujeres, dos de los colectivos en los que se tienen puestas grandes esperanzas para garantizar el relevo, piensen en que la profesión de conductor profesional ofrece una salida laboral, algo que, según se constató en la sesión, se debe a un abanico de factores como el estancamiento salarial, las actuales condiciones laborales, la falta de flexibilidad por la exigente normativa del sector, la enorme fragmentación del sector  o el escaso reconocimiento social de la profesión.