CETM-Madrid estima que «hay motivos más que suficientes y necesarios para secundar el cese de actividad convocado por el Comité Nacional del Transporte por Carretera del 20 al 22 de diciembre».

El transporte madrileño considera que «ni los ministros del ramo han tenido una interlocución clara con el sector, ni se han atendido las reivindicaciones que se consideran lógicas para resolver problemas estructurales, que se han visto agudizados durante la crisis de la pandemia».

En esta misma línea, la patronal madrileña argumenta que, «aunque el pasado viernes el Comité Nacional del Transporte se reunió, durante tres horas, con el Ministerio de Transportes, como inicio de unas conversaciones que se prolongarán en la próxima semana, con el compromiso por parte de la Administración de proponer un paquete de medidas de implantación efectiva para su discusión con el sector, la realidad es que no se ha obtenido ningún resultado concreto estimable«.

Por ello, los transportistas de la región reclaman “menos subvenciones y más soluciones”, frente a lo que consideran «promesas verbales» que no constituyen «ninguna prueba fehaciente de que se intenta resolver el conflicto».

En concreto, CETM-Madrid considera imprescindible “la prohibición de que los conductores realicen la carga y descarga de los camiones, la no implantación de Euroviñeta, la aplicación obligatoria de la cláusula de revisión del coste del combustible, la construcción de áreas de descanso seguras para los profesionales o la devolución mensual y sin límite de litros consumidos del gasóleo profesional, que siguen sin solucionarse”.

Al tiempo, la organización empresarial madrileña defiende que el plan de ayudas para la transformación de flotas de transporte de mercancías “no tiene en cuenta la realidad del sector, ya que se destinan a vehículos con tecnología que no se encuentra actualmente en el mercado (híbridos, eléctricos e hidrógeno), especialmente en los vehículos de transporte pesado”.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px