El transporte navarro se siente discriminado por el Gobierno navarro, según han afirmado representantes de Tradisna y Anet en el Parlamento Foral esta misma semana.

El sector está preocupado por la imposición de peajes exclusivos para camiones en cinco vías de la región, ya que esta tasa podría estar basada en el mismo argumento que se empleó en Guipúzcoa en 2018 y que una reciente sentencia del Tribunal Supremo considera «una discriminación indirecta por razón del origen o destino de la operación de transporte”.

Así pues, el sector considera que está cerrada la posibilidad de compensar a los transportistas locales por la implantación de estos peajes y, consecuentemente, se oponen a la medida.

Ante esta situación, las patronales piden a los diputados autonómicos otras soluciones que ya tienen encima de la mesa para el mantenimiento de esas vías.

En este sentido, las dos organizaciones empresariales solicitan que se trabaje en tres líneas de actuación, como son la sostenibilidad, el relevo generacional, así como la digitalización y el desarrollo logístico, con el objetivo de diseñar una estrategia que fortalezca la competitividad de Navarra, con el transporte como eje transversal y vertebrador de toda la cadena de suministro.

De igual modo, Tradisna y Anet también piden inversiones en las conexiones transfronterizas, que, a su juicio, son imprescindibles en el ámbito de las exportaciones y, en particular, piden la construcción de una autovía con salida a Francia.