El transporte navarro siente como una profunda puñalada, asestada para más inri por alguien cercano, la movilización impulsada por diversos municipios próximos a la N-121A para desviar el tráfico de camiones a la AP-15.

Sin embargo, como alegan Anet y Tradisna en un comunicado, las mercancías navarras, «cuando salen o entran desde Francia no las podemos desviar por la A-15, dado que esta no es una paralela a la N-121-A, sino que desvía hacia el oeste, dirección contraria a Francia.

Por eso ambas asociaciones empresariales piden el desdoblamiento de la N-121A “permitiría al transporte circular y no molestar, como algunos están diciendo, a los vecinos de la N-121-A”.

Al mismo tiempo, las patronales afirman que “no vamos a permitir que se tache al transporte de agente peligroso en la carretera, ya que “los camiones circulan respetando las normas de seguridad vial” y también se exponen «al mismo peligro y mal estado de la carretera en el norte de Navarra que los vecinos de esta zona».

Finalmente, Anet y Trafisna dicen no enttender unas protestas que se realizan «en contra de nuestros trabajadores y nos unimos, como venimos haciendo, en el diálogo y compromiso para lograr una solución real al mal estado y desconexión de las carreteras del norte de nuestra comunidad».