Más de un año después de que la naviera LD Lines dejara de operar la Autopista del Mar Gijón-Nantes, los gobiernos español y francés aún no han decidido quién y en qué condiciones reanudará el servicio en esta línea, lo que está propiciando una situación de incertidumbre que empieza a impacientar a los transportistas.

En este sentido, el presidente de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Ovidio de la Roza, se ha mostrado convencido de que el Gobierno no va a adoptar ninguna resolución de este caso antes de las próximas elecciones generales.

Así lo señaló durante el IV Foro del Transporte Multimodal celebrado a principios de mes en Gijón, en el que reclamó al Ministerio de Fomento que «se deje de marear la perdiz» y adopte una posición favorable a la reapertura de la línea marítima entre Gijón y Nantes, puesto que el Gobierno «no se compromete» y dificulta la misma.

El presidente de la CETM realizó estas declaraciones una semana antes de que la Comisión Intergubernamental España-Francia se reuniera, una vez más, para tratar la reapertura de la línea. En dicho encuentro, celebrado este pasado 9 de octubre, se acordó convocar a Rafael Riva para tratar personalmente el proyecto que plantea, y que ya ha sido presentado a las instituciones.

Cabe recordar que este empresario gijonés es el dueño de la única naviera que ha mostrado interés por reabrir este servicio.

Impulso de las administraciones locales

La impaciencia de los transportistas por la falta de decisión del Ministerio se ve impulsada por el hecho de que las administraciones locales y regionales sí han mostrado su apoyo incondicional a la reapertura.

Tanto es así, que desde el puerto de Gijón ya han señalado que apoyarán «en todo» al empresario gijonés aún desconociendo sus planes, mientras que desde la Consejería de Fomento de Asturias ratifican su «compromiso» con la reapertura de la línea.

El plan de Transportes Riva contempla beneficios medioambientales, un aspecto clave para optar a las subvenciones europeas, y precios con los que espera subir al barco al sector del transporte por carretera.

En concreto, se proyecta una tarifa de entre 530 y 540 euros por camión en sentido Nantes y de entre 500 y 510 euros en sentido Gijón, según recoge El comercio.