Un informe elaborado por Transport Intelligence estima que los volúmenes de mercancías transportadas por carretera en Europa crecerán a una tasa media anual del 3% hasta 2020.

En esta situación, el análisis estima que el mercado seguirá manteniendo una fuerte competitividad y fragmentación con precios contenidos, algo que haría que la rentabilidad de las empresas se resintiese incluso en un escenario de crecimiento económico.

Así las cosas, el estudio aboga porque las empresas de transporte apuesten por las nuevas tecnologías y los servicios de valor añadido, con el fin de ganar rentabilidad y hacerse con una ventaja competitiva en un mercado en el que la máxima preocupación a nivel europeo se centra en la escasez de conductores a cinco años vista.

Así mismo, el sector también está muy pendiente de las consecuencias que tendrá para el sector el cambio de modelo energético que se avecina, así como del impacto que tendrán, por un lado, las innovaciones tecnológicas en la actividad del transporte de mercancías por carretera y, por otro, los cambios normativos que prevé la Unión Europea en relación con el salario mínimo o el cabotaje.

En el plano tecnológico, el informe de Transporte Intelligence afirma que el sector del transporte de mercancías por carretera cree que tanto el uso de la circulación en caravana o ‘platooning’ y el uso de las bolsas de carga on-line tienen un impacto sobre su actividad tanto en el presente como en el futuro inmediato.

A más largo plazo, el sector cree que los vehículos eléctricos y la conducción autónoma cambiarán radicalmente las reglas del juego en el transporte de mercancías por carretera del Viejo Continente.