Los cuatro partidos políticos que obtendrán un mayor números de escaños en las elecciones generales del próximo domingo 20 de diciembre, según los sondeos, han incorporado en sus programas electorales una serie de medidas que afectan directamente al transporte de mercancías por carretera.

La importancia del sector para la economía española ha quedado de manifiesto en los cuatro documentos que recogen las propuestas de Ciudadanos, PP, Psoe y Podemos, sobre todo en los apartados relativos a infraestructuras y transporte, donde se refleja que todos aspiran a impulsar la eficiencia del sector. 

Junto a las propuestas de transporte, más o menos concretas según el programa electoral, también existen otras encaminadas a la sostenibilidad que contemplan una revisión de la fiscalidad de los combustibles y que podrían afectar en gran medida a los transportistas.

Propuestas más relevantes

Entre las principales propuestas de cada uno de los partidos, el documento del Partido Popular, más escueto que el de sus rivales en las urnas a este respecto, señala que «continuarán implementando las medidas que permitan mejorar las condiciones y la competitividad» del transporte de mercancías por carretera. 

Según el PP, el panorama de infraestructuras y transporte ha «cambiado de forma notable» desde la adopción de la hoja de ruta ‘Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda 2012-2024’, por lo que siguen apostando por la misma.

En la misma línea, el Psoe también pretende elaborar su Plan de Transportes y sus Infraestructuras y someterlo a la aprobación del Parlamento, para alcanzar «el mayor consenso posible».

Negociar en el transporte terrestre de mercancías «con todos los sectores que tengan un interés directo en el desarrollo de las nuevas pautas de utilización de infraestructuras marcadas por la UE», es otra de las propuestas de los socialistas. 

Además, el Psoe también espera crear la figura de los ‘Consorcios de Transportes’ para el tráfico de mercancías, en los que estarían representadas todas las administraciones implicadas, y que contarían con los cauces adecuados de participación de todos los sectores productivos que intervienen en la cadena logística.

Por su parte, Ciudadanos aspira a alcanzar un ‘Gran Pacto por las Infraestructuras’ para impulsar cuatro Planes Nacionales de Desarrollo Estratégico en áreas esenciales, siendo una de ellas el TransporteSe trata de un plan de 20 años de duración, priorizado por actuaciones y con mecanismos de revisión y seguimiento.

Por otro lado, la primera propuesta del programa de Podemos es la de elaborar un ‘Plan Nacional de Transición Energética’ que movilice la inversión público-privada en eficiencia energética y energías verdes, mientras que la tercera es la del impulso a las infraestructuras verdes.

Fiscalidad verde

Varios partidos políticos hablan en sus políticas sostenibles del conocido principio europeo de «quien contamina paga».

En concreto, en el Psoe consideran que «poner un precio al carbono es imprescindible», por lo que proponen una reforma fiscal ecológica que obedezca principalmente a principios severamente disuasorios, gravando en mayor medida las actividades más contaminantes.

En este sentido, la creación de un «fondo verde para la transición energética», que será alimentado con «parte» del impuesto al CO2, contempla una línea que ofrecerá «préstamos a bajo interés» para asegurar la movilidad limpia en los sectores de la logística y las empresas del sector del transporte

El programa de Ciudadanos, que también defiende el principio de que ‘pague quien contamine’, recoge la eliminación del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica y el Impuesto sobre determinados modos de Transporte. 

La coalición naranja quiere sustituir estos impuestos por un nuevo impuesto de carácter ambiental, en función de las emisiones de dióxido de carbono, y armonizado a nivel nacional

Por su parte, Podemos apuesta por establecer una «fiscalidad verde» que desincentive el uso de fuentes de energía contaminantes e incentive el uso de las renovables y la eficiencia energética. Para ello, plantea la convergencia de la presión fiscal medioambiental española, establecida en el 1,6 % del PIB, hacia la media de la Unión Europea, del 2,4 % del PIB

El partido magenta plantea reformar los impuestos sobre los hidrocarburos y sobre el carbón e igualar los tipos impositivos sobre la gasolina y el gasóleo, mientras estudia la posibilidad de establecer tasas por el uso de determinadas infraestructuras de transporte.

Vehículos sostenibles y autopistas

Junto a los vehículos limpios y sostenibles, que todos los partidos esperan impulsar, los programas también recogen un tema que despierta preocupación en el sector del transporte por carretera, el de las autopistas. 

En este sentido, cabe destacar que Psoe y Podemos han arriesgado más que Ciudadanos y PP, al poner nombre y apellidos a algunas de sus actuaciones.

Así, los socialistas prometen que no se prorrogará la concesión de ninguna autopista una vez que esta haya expirado, mientras que desde Podemos se propone eliminar el peaje de la AP-7 y el de Huerna en Asturias, y liberalizar la AP-4 entre Sevilla y Jerez.