El 17 de mayo se presentó en las Juntas Generales de Vizcaya el Proyecto de norma foral para la implantación de peajes a camiones en las carreteras vizcaínas, al que desde la Asociación de Transportistas Autónomos Vascos han vuelto a mostrar su oposición.

Así se lo han trasladado a Imanol Pradales, diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, así como a los representantes de Podemos y Bildu en las Juntas. Desde Asotrava consideran que se trata de «una medida, lisa y llanamente recaudatoria para cubrir el déficit general de las cuentas públicas«.

Además, explican que es «ilegalmente discriminatoria» al no ir dirigida a todos los usuarios, ya que «pone únicamente en la diana al transporte pesado de mercancías«, restando competitividad al transporte vizcaíno frente a otros territorios.

Todo ello a pesar de que según el propio Gobierno Vasco, el transporte pesado de mercancías no es ni el más contaminante, ni el que genera más tráfico y congestión ni más siniestralidad en la zona.

Por ello, se ha trasladado una batería de propuestas para asegurar la supervivencia del sector, incluyendo planes para renovación de vehículos dirigidos al autónomo, ayudas formativas, compensaciones fiscales, inversión en aparcamientos seguros, refuerzo de la inspección frente a la competencia desleal, convenios con talleres y empresas de suministros, y gasóleo profesional para vehículos ligeros.

Nuevo «atropello a los bolsillos»

En su caso, la plataforma ciudadana AP-8 Peajerik EZ ha explicado que aunque en principio los peajes sean solamente para camiones en Barazar y Orduña, «en cuatro días se generalizará a todos los vehículos«. Se trata, en su opinión, de «un nuevo atropello a los bolsillos de los ya muy sangrados contribuyentes«.

Esta medida, aseguran, supondrá un duro golpe, en especial a «los sufridos transportistas que ya vienen soportando una irracional presión fiscal por parte de la Hacienda Foral«. A pesar de lo que se afirma desde la Diputación de Vizcaya, contados países de la Unión Europea, y únicamente en tramos muy específicos, cargan «este sobreimpuesto que con tanta alegría y desvergüenza aplica el PNV» en el País Vasco.

Además, denuncian que se utilice el argumento de que «el que contamina, paga«, cuando las explotaciones ganaderas y porcinas, por ejemplo, son más contaminantes que los automóviles.

Terminan su explicación intrigados por lo que ocurrirá con los 4.000 camiones que según la Diputación, desaparecerán de las carreteras de Vizcaya con la implantación del peaje, y afirman que aunque también quieren dejar una Vizcaya mejor a sus descendientes, esperan que esa mejora se sustente en la justicia y la igualdad de derechos, «no en una política pesetera y ultra liberal«.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110