El transporte valenciano, «asfixiado» por los combustibles y la escasez de conductores

El transporte valenciano, "asfixiado" por los combustibles y la escasez de conductores, según una reciente encuesta de Fvet, que también señala otros problemas como los costes laborales o de incrementos en los precios de los vehículos.

Martes, 05/07/2022 por CdS

El transporte valenciano necesita en torno a 2.000 conductores a corto plazo.

Fvet estima, a partir de una encuesta presentada esta misma semana, que un 90% de los transportistas valencianos están «asfixiados» por dos problemas principales, como son el precio del combustible y la falta de conductores.

En concreto, la patronal valenciana calcula que el combustible ha pasado de significar un 30% a un 40% de los costes directos de las empresas, algo que puede provocar cierres de empresas, un escenario que, según su presidente, Carlos Prades, puede empeorar aún más si cabe porque no es la única partida que está creciendo

Así, por ejemplo, la organización señala que al incremento salarial del 6,5% acordado en el convenio colectivo, también se añade la adquisición de vehículos, cuyos precios se han incrementado en un 30%, de acuerdo con sus cálculos.

Por otra parte, el transporte valenciano estima que la falta de conductores es otro de los principales problemas junto a los bajos precios del transporte.

Esta escasez de personal afecta a la mitad de los encuestados, de tal modo, que el sector valenciano necesita incorporar, a corto plazo, en torno a 2.000 conductores y, a largo, un relevo generacional, toda vez que, según Fvet, la falta de chóferes ya supone operativas paradas.

Además, los transportistas valencianos también señalan las dificultades en las operativas y prestación de servicios como otra de las trabas en su actividad.

En este contexto, una de cada cuatro empresas asegura que ha aumentado el volumen de operativas en un 25% durante la primera mitad del año, aunque este crecimiento de actividad no va acompañado de un incremento de ingresos, ya que, según la encuesta, solo un 15% de los encuestados ha experimentado un repunte de ingresos y, en la mayoría de los casos, ha sido inferior al 25%.

De cara a la segunda mitad del año, las empresas prevén una mejora de la situación como consecuencia de la entrada en vigor de nuevas medidas favorables para los transportistas, que tratan de poner fin a problemas como la carga y descarga, y la consolidación del recargo por la variación del precio del combustible.