Fvet ha denunciado ante la Dirección General de Industria de la Generalitat Valenciana las dificultades que tiene el transporte de mercancías por carretera a la hora de acceder al servicio de revisión de la ITV.

Entre otros aspectos, los transportistas valencianos se encuentran en las inspecciones periódicas un coste elevado de la revisión, ausencia de personal cualificado que pueda atender a las particularidades de estos vehículos y limitaciones horarias para acceder al servicio.

Fvet calcula que las ITV de la región  son, junto con las de Baleares y las de Ceuta, las que tienen los precios más caros de España, con una media de 79 euros por revisión.

Así mismo, el sector valenciano afirma que muchas estaciones o no tienen servicio para vehículos pesados o solo tienen con carácter mínimo o residual, de tal manera que, cuando se presta el servicio, no se cuenta con profesionales capacitados en este campo que puedan valorar lo que de verdad puede suponer un perjuicio para la seguridad vial.

En consecencia, los transportistas se encuentran muchas ineficiencias operativas derivadas, por ejemplo, de la simulación en carga para la prueba de frenado y tienen que hace frente a procedimientos de cita previa que no pueden cumplir, por lo que proponen la búsqueda de alternativas para crear un sistema más versátil y funcional con el que asegurar un mejor nivel de servicios a los vehículos pesados.